Oftalmología infantil | Innova ocular Clinica Vila

Tratamientos > Oftalmología infantil

Oftalmología infantil

ESTRABISMO

¿Qué trata?

Se trata mediante gafas y oclusiones del ojo dominante, es decir “parches sobre el ojo bueno”, para forzar así la visión del ojo afectado.

La cirugía del estrabismo alinea simétricamente la mirada para que tenga un aspecto igual en los dos ojos. 

¿En qué consiste?

En la infancia, con el tratamiento preventivo, se tapa el teórico ojo bueno para forzar al otro a que se adecúe a la graduación correcta y se alinee conjuntamente al otro. Éste tratamiento sólo puede desarrollarse durante la fase de crecimiento inicial del niño.

Durante la edad adulta la cirugía no puede reponer la visión del ojo que se desvía. La cirugía recorta los músculos que guían la mirada para que sea simétrica con la del ojo que ve.   

¿Qué alternativas existen?

El tratamiento para recuperar la visión sólo puede hacerse durante la edad infantil cuando el cerebro todavía no se ha formado.

La cirugía resuelve únicamente un problema estético. 

¿Cuándo es el momento para operarse?

Cuando se trata de un problema estético, cualquier momento es bueno para la cirugía.

En los niños, la recuperación de la visión con los dos ojos, es mejor realizarla cuanto antes. 

 

LAGRIMAL

¿Qué trata?

Una gran parte de los nacimientos, aproximadamente un treinta por ciento no tienen el sistema de conductos lagrimales desarrollado. Esto provoca la obstrucción de esos conductos, un lagrimeo constante y posibles infecciones.

La mayor parte de los casos se resuelven durante el primer año de vida sin necesidad de tratamiento o con uno sencillo. 

Resulta fundamental diagnosticar cuanto antes para evitar infecciones y de esa manera no tener que intervenir quirúrgicamente. En algunos casos, si la afección resulta grave, la cirugía supone el único tratamiento efectivo. 

¿En qué consiste?

Se utiliza una sonda quirúrgica para liberar el conducto lagrimal con una eficacia de alrededor del 90% de los casos. Si no resulta, la sencilla intervención puede repetirse hasta que quede libre el lagrimal.

La intervención quirúrgica más sencilla dura unos 10 minutos en los que se introduce una fina sonda con punta roma por el conducto para irrigarlo con una solución salina estéril. Se ve el problema resuelto cuando las lágrimas pasan libremente por la parte posterior de la nariz.

No se experimenta dolor tras la intervención

Otro procedimiento quirúrgico alternativo consiste en el implante, durante 6 meses, de un tubo de silicona en el conducto nasolagrimal para ensancharlo. 

Transcurrido ese tiempo se extrae en una breve intervención, normalmente sin necesidad de pasar por el quirófano.

Después de la intervención, los síntomas persisten, más o menos, una semana durante la cual deberá aplicarse al paciente gotas o pomada ocular antibiótica. 

¿Qué alternativas existen?

El tratamiento médico y farmacológico son los primeros para solucionar la obstrucción de las vías lagrimales en los niños.

¿Cuándo es el momento para operarse?

La cirugía del recién nacido siempre se considera la última alternativa para resolver graves problemas de los conductos lagrimales.

Una vez descartadas las opciones alternativas, cuanto antes se desatasquen los conductos, mejor para la salud del bebé.

 

CORRECCIÓN VISUAL

Oftalmología infantil

¿Qué trata?

La corrección visual trata los defectos de refracción, miopía, hipermetropía y astigmatismo. 

Durante la infancia es muy importante detectarlos precozmente para ser diagnosticados por el oftalmólogo y así prevenir un déficit visual y el ojo vago.

La sintomatología puede ser muy inespecífica. Suele empezar porque que el niño se acerca más de lo normal a los objetos, tiene errores de movilidad, no presta atención a los objetos lejanos, sufre dolores de cabeza o picazón y escozor en los ojos.

El síntoma más específico es la presencia de una desviación, estrabismo, que suele ser intermitente.

¿En qué consiste?

En el uso de gafas.

Para la indicación del uso de gafas es necesario realizar una exploración ocular completa, con dilatación de la pupila para relajar el fuerte poder de acomodación que presentan los niños, que disimulan al realizar un esfuerzo visual para poder ver mejor, y así pueden llegar a compensar importantes defectos dióptricos. 

Una vez conocida la graduación necesaria para la correcta visión del niño se corrige el defecto refractivo mediante gafas o lentillas, preferiblemente las primeras.

La exploración por parte del oftalmólogo debe realizarse al nacer para descartar enfermedades congénitas como el glaucoma, catarata, estrabismo, ptosis y tumores o malformaciones oculares. 

Con la capacidad del niño para expresarse, sobre los 3 ó 4 años, debe realizarse una exploración ocular para valorar la agudeza visual, la movilidad de los dos ojos, el estudio del fondo de ojo y la conveniencia o no de añadir corrección visual después de dilatar las pupilas. 

A partir de esa primera exploración resulta conveniente que el niño, con un defecto refractivo, realice una revisión anual para comprobar el correcto desarrollo de su salud visual.

A partir de los 10 años, superado el crecimiento infantil, esa revisión puede realizarse cada dos años.

¿Qué alternativas existen?

Las revisiones del oftalmólogo resultan imprescindibles para evitar trastornos oculares posteriores. Después, el niño debe llevar la corrección visual indicada. En los casos de mala visión de un ojo, ojo vago, es necesario y obligatorio el tratamiento con oclusión de un ojo que puede ser de forma fija, en su inicio, para seguir con la oclusión más o menos prolongada, o alternante, según la indicación del oftalmólogo.

La falta de una corrección visual durante la infancia implica que no puedan seguir las clases con claridad al no ver los objetos o textos con normalidad. Por ello, el niño suele tener problemas de concentración y pierde interés en seguir los estudios.

Además de las gafas o lentes de contacto, en casos muy particulares, los padres junto al oftalmólogo pueden valorar la posibilidad de aplicar cirugía refractiva.

¿Cuándo es el momento para operarse?

La intervención de defectos refractivos mediante cirugía sólo se practica en casos muy concretos y poco habituales.

Los padres y el oftalmólogo deben decidir el momento idóneo para realizar la cirugía.

 

AMBLIOPÍA-OJO VAGO

¿Qué trata?

Se trata mediante gafas y oclusiones del ojo dominante, es decir “parches sobre el ojo bueno”, para forzar así la visión del ojo afectado.

La cirugía del estrabismo alinea simétricamente la mirada para que tenga un aspecto igual en los dos ojos. 

¿En qué consiste?

En la infancia, con el tratamiento preventivo, se tapa el teórico ojo bueno para forzar al otro a que se adecúe a la graduación correcta y se alinee conjuntamente al otro. Éste tratamiento sólo puede desarrollarse durante la fase de crecimiento inicial del niño. 

Durante la edad adulta la cirugía no puede reponer la visión del ojo que se desvía. La cirugía recorta los músculos que guían la mirada para que sea simétrica con la del ojo que ve.   

¿Qué alternativas existen?

El tratamiento para recuperar la visión sólo puede hacerse durante la edad infantil cuando el cerebro todavía no se ha formado.

La cirugía resuelve únicamente un problema estético. 

¿Cuándo es el momento para operarse?

Cuando se trata de un problema estético, cualquier momento es bueno para la cirugía.

En los niños, la recuperación de la visión con los dos ojos, es mejor realizarla cuanto antes.

¿Necesitas información?

Missing fields SOLICITAR INFORMACIÓN Enviar

¿Podemos ayudarte? Siempre vamos a estar al otro lado cuando nos necesites.

Contacto 963 511 404 

 

DIRECCIÓN Cirilo Amorós 6, bajo

 46004

Valencia

HORARIO De Lunes a Viernes, 09:00 h a 21:00 h.

Mapa

Contáctanos
Missing fields Enviado Enviar
Solicita información

Contacto 963 511 404 

 

DIRECCIÓN Cirilo Amorós 6, bajo

 46004

Valencia

HORARIO De Lunes a Viernes, 09:00 h a 21:00 h.

Mapa


Solicitud recibida correctamente

Te contestaremos tan rápido como sea posible