Superficie Ocular | Innova ocular Clinica Vila

Problemas de visión > Superficie Ocular

Superficie Ocular

QUERATOCONO

¿Qué es el queratocono?

El queratocono es una alteración ocular que provoca un estrechamiento gradual del centro de la córnea. Debido a ello ésta deja de ser esférica para convertirse en una especie de cono que causa un astigmatismo irregular y consecuentemente un deterioro de la visión.

¿Por qué se produce?

El principal causante de la aparición del queratocono es el factor genético. 

Otros casos relacionan esta patología con alergias oculares. 

¿Cuáles son sus síntomas?

El primer síntoma del queratocono es la disminución brusca de la visión debido a un aumento anormal del astigmatismo.

El astigmatismo, al tratarse de un defecto refractivo relativamente estable, no evoluciona con la edad. 

Debido a ello, ante cualquier variación importante de este defecto, especialmente en pacientes no adultos, se aconseja realizar un estudio corneal que diagnostique o excluya esta patología.

¿Cómo se trata?

La detección precoz resulta básica para evitar casos muy avanzados que requieren trasplante de córnea.

Los familiares directos de pacientes con queratocono, aunque no perciban la sintomatología, deben realizarse una exploración completa de los ojos. La transmisión de padres a hijos de la enfermedad supone una cuarta parte de los casos de pacientes con queratocono.

Según la evolución de la patología, existen distintos tratamientos: 

Los pacientes leves pueden conseguir una buena visión con gafas.

Con casos más evolucionados el paciente deberá portar lentillas de contacto duras que corrijan el astigmatismo. 

En otros casos puede ser necesario aplicar un tratamiento quirúrgico mediante anillos intraestromales que regularicen la córnea o con el cross-linking corneal, un nuevo procedimiento que frena la evolución del queratocono.

Los pacientes más graves a los que la visión se les ha reducido de manera importante deben someterse a un trasplante de córnea.

¿Cuándo operar? 

La cirugía se aplica como el penúltimo recurso para detener o corregir el queratocono en fases avanzadas.

El trasplante de las fibras dañadas de la córnea mediante una queratoplastia supone el último recurso para detener una patología muy evolucionada. 

La detección precoz permite realizar un tratamiento poco invasivo mediante corrección visual con gafas o lentillas. La visita regular al oftalmólogo para evaluar el proceso de evolución del queratocono resulta fundamental para ajustar los tratamientos no quirúrgicos. 

OPACIDADES OCULARES 

¿Qué son?

La córnea, en situación normal, es una estructura transparente y regular. Diferentes enfermedades o traumatismos pueden causar una pérdida de su transparencia.

Además, las heridas en la córnea suelen dejar cicatrices que entorpecen una visión correcta. 

¿Por qué se producen?

Las cicatrices que afectan al eje visual, por encontrarse delante de la pupila, provocan visión borrosa.

¿Cuáles son los síntomas?

En la vista aparecen manchas o puntos de visión oscurecidos. 

¿Cómo se tratan?

Mediante el trasplante de las zonas de la córnea alteradas o aplicando, si se puede, el láser excímer para eliminar las cicatrices y devolver la transparencia original a la córnea.

¿Cuándo operar? 

El momento de la intervención dependerá de cómo afecte esa opacidad a la calidad de vida del paciente.

 

OJO SECO

¿Qué es?

El síndrome del ojo seco aparece por la falta de lágrima o por la mala calidad de ésta en la córnea y la conjuntiva. Puede provocar lesiones, molestias oculares y dificultades para ver bien. 

Supone la principal causa de las consultas oftalmológicas.

¿Por qué se produce?

El ojo seco generalmente se presenta en personas con buena salud. Afecta aproximadamente al 20% de la población menor de 65 años. 

Con la edad aumenta la posibilidad de aparecer, llegando a padecerla un 75% de las personas mayores de esa edad.

Las variaciones hormonales también pueden provocar que los ojos produzcan menos lágrima.

Otras causas habituales de la sequedad de los ojos tienen que ver con el entorno del paciente: sequedad ambiental, exposición al sol, humo del tabaco o la medicación contra el resfriado, alergias, antidepresivos o antibloqueantes.

¿Cuáles son los síntomas?

Aparece con una sensación de picor y escozor, como si hubiera diminutos granos de arena en la parte exterior del ojo.

¿Cómo se trata?

Hay medios para evitar las causas ambientales que provocan la sequedad del ojo. Por ejemplo, evitar las corrientes de aire, utilizar gafas de sol en el exterior, o humidificadores en lugares secos. También resulta conveniente parpadear repetidamente, aunque no haya necesidad, varias veces al día.

En caso de que no se puedan evitar los factores ambientales, existen lágrimas artificiales o pomadas que reducen las molestias. 

¿Cuándo operar? 

En casos más graves, no resueltos con colirios ni pomadas, pueden taponarse los conductos lagrimales con una microprótesis que frene la pérdida de lágrima para proteger el ojo de la deshidratación.

 

CONJUNTIVITIS

Insertar imagen “Conjuntivitis”

¿Qué es la conjuntivitis?

La conjuntivitis aparece por una inflamación de la conjuntiva.

Pueden causarla virus, bacterias o alguna alergia generalmente al polvo, al moho, al pelo de algún animal o al polen.

También la exposición a un sol intenso sin la protección de unas gafas adecuadas o la polución atmosférica pueden provocar la irritación de la conjuntiva con las molestias que acarrea. Estos tipos de conjuntivas tienen una duración de, aproximadamente, una semana.

Otros tipos, de mayor duración, vienen por problemas en los párpados, en los conductos lagrimales o por los efectos de alguna bacteria concreta como la clamidia. 

La conjuntivitis es muy contagiosa. Por ello resulta esencial una cuidadosa higiene de manos y utilizar toallas desechables.

¿Por qué se produce?

Puede contraerse por contacto con prendas infectadas o con personas que padecen la enfermedad.

Cuando tiene un origen viral se debe a que estos virus pueden transmitirse por el aire. Si es bacteriana vendrá causada por la acumulación de bacterias en el ojo procedentes de cualquier zona del propio organismo o del exterior. 

¿Cuáles son los síntomas?

En primer lugar el ojo enrojece y lagrimea. Además, aparece una sensación de quemazón y de tener algo extraño dentro del ojo.

También aumenta enormemente la sensibilidad a la luz, lo que obliga a llevar gafas que protejan el ojo. En el caso de la conjuntivitis bacteriana el ojo segrega legañas de manera abundante.

¿Cómo se trata?

El tratamiento dependerá de la causa por la que ha aparecido.

Debido a la facilidad de contagio, la primera medida consiste en mantener una limpieza extrema de los ojos con agua hervida o suero fisiológico y paños desechables.

Según los casos y el tipo, el tratamiento puede hacerse por medio de pomadas o colirios, normalmente durante una semana de manera muy repetitiva y periódica.

En las conjuntivitis alérgicas o víricas resulta recomendable utilizar gotas con corticoides, salvo que la causa de la infección haya sido por un herpes. 

Generalmente, la conjuntivitis se acaba curando sola. El tratamiento se indica para evitar contagios y minimizar las desagradables molestias que ocasiona.

¿Cuándo operar? 

La conjuntivitis no puede operarse. Sólo cuando aparece por problemas del párpado o de los conductos lagrimales puede intervenirse para eliminar las causas de la misma mediante una cirugía de ectropión, entropión o de las vías lagrimales.

 

BLEFARITIS

¿Qué es la blefaritis?

La blefaritis consiste en la inflamación de los párpados cuando partículas de grasa cubren el borde del mismo. 

Este efecto conlleva ardor en los ojos, irritación, enrojecimiento y escozor.

Suele tratarse de una enfermedad crónica.

¿Por qué se produce?

No se conocen las causas con exactitud. Pueden variar desde una infección bacteriana, una sintomatología de ojo seco, o hasta cualquier problema dermatológico como un mal funcionamiento de las glándulas sebáceas del párpado, una dermatitis seborreica por caspa del cuero cabelludo o de las cejas, ácaros en pestañas o por reacciones alérgicas a algún cosmético o medicamento.

¿Cuáles son los síntomas?

Resulta fácilmente detectable porque provoca irritación de ojos y párpados, aparición de costras en las pestañas, lagrimeo anormal, enrojecimiento de los vértices palpebrales y de ojos, ardor y sensación de cuerpo extraño.

¿Cómo se trata?

La medida para evitar la blefaritis, en personas propensas a ella, consiste en un necesario y delicado aseo de parpados y pestañas. 

El tratamiento, en casos leves, consiste en incrementar las medidas de aseo palpebral. El oftalmólogo también puede indicar pomadas e incluso antibióticos orales.

Además, los colirios lubricantes pueden utilizarse para evitar la desagradable sintomatología hasta que el paciente sienta señales de mejora.

¿Cuándo operar? 

La blefaritis no tiene tratamiento quirúrgico.

En algunos casos de blefaritis muy desarrolladas por no haber puesto los medios higiénicos adecuados, pueden aparecer orzuelos que sí requieran una breve cirugía mínimamente invasiva.

 

ÚLCERA CORNEAL

¿Qué es la úlcera corneal?

Una úlcera corneal es una herida abierta en la capa delantera y transparente del ojo.

¿Por qué se produce?

La mayor parte de las úlceras corneales pueden prevenirse con una protección adecuada porque se producen por heridas accidentales, principalmente en el trabajo o practicando algún deporte.

El uso de lentillas supone otro factor de riesgo cuando no se cuida la limpieza y mantenimiento de las mismas. 

También las disfunciones palpebrales que causen sequedad en la córnea pueden acabar provocando úlceras en la misma de forma indirecta. 

¿Cuáles son los síntomas?

Las úlceras corneales provocan dolor agudo, inflamación, enrojecimiento del ojo, lagrimeo, visión borrosa, alta sensibilidad a la luz y sensación de cuerpo extraño. 

¿Cómo se trata?

Las gotas antibióticas, antihongos o antivirales constituyen la primera y más importante parte del tratamiento para eliminar la infección inicial. 

Seguidamente, gotas que disminuyan la inflamación ayudan a prevenir la aparición de cicatrices. 

Debido al intenso dolor que sufre el paciente con este tipo de lesiones oculares se suelen prescribir analgésicos orales para reducir el dolor.

¿Cuándo operar? 

Si el tratamiento médico no frena la herida, no elimina la infección o deja una cicatriz que impide un mínimo de visión, deberá emplearse la cirugía para realizar un trasplante de córnea que reemplace la dañada, o parte de ella, por una sana de otro donante.

 

Descargue el folleto “Conjuntivitis” en castellano

Descargue el folleto “Conjuntivitis” en valenciano

¿Necesitas información?

Missing fields SOLICITAR INFORMACIÓN Enviar

¿Podemos ayudarte? Siempre vamos a estar al otro lado cuando nos necesites.

Contacto 963 511 404 

 

DIRECCIÓN Cirilo Amorós 6, bajo

 46004

Valencia

HORARIO De Lunes a Viernes, 09:00 h a 21:00 h.

Mapa

Contáctanos
Missing fields Enviado Enviar
Solicita información

Contacto 963 511 404 

 

DIRECCIÓN Cirilo Amorós 6, bajo

 46004

Valencia

HORARIO De Lunes a Viernes, 09:00 h a 21:00 h.

Mapa


Solicitud recibida correctamente

Te contestaremos tan rápido como sea posible