C/ Cirilo Amorós, 6 y 9 bajo derecha (Valencia)

Tratamientos oculares

Cirugía refractiva

¿Que és la cirugía refractiva?

Existen distintos tratamientos quirúrgicos, además de las tradicionales gafas o lentes de contacto, para corregir los defectos refractivos: PRK, Lasik, queratotomía radial, implante de lente intraocular y Epilasik. 

El oftalmólogo, tras un estudio minucioso del ojo con distintos aparatos evalúa cuál de ellos se ajusta mejor a las condiciones de cada paciente.

Por regla general estas pruebas consisten en:

  • Paquimetría. Sirve para medir el espesor de la córnea. El espesor  normal debe oscilar alrededor de los 550 micrones, es decir 0,5 milímetros.
  • Topografía. Se utiliza para obtener un mapa tridimensional de la córnea para detectar posibles irregularidades que desaconsejen la cirugía.
  • Biometría. Con ella se averigua el tipo y potencia de la lente para colocar en los pacientes a quienes se vaya a implantar una lente intraocular. En los casos de pacientes que vayan a operarse con alguno de los otros métodos esta prueba servirá para, cuando con el paso del tiempo aparezca la opacidad del cristalino, tener los valores correctos de la lente que habrá que implantar durante la intervención de cataratas para tener una visión perfecta de lejos y de cerca.        

Tipos de tratamientos

PrK

La PRK es un tipo de cirugía para corregir defectos refractivos como la miopía, hipermetropía o astigmatismo.

La técnica, nacida en la década de los 80 del siglo XX, fue una de las primeras cirugías con láser destinada a corregir defectos visuales.

  • ¿En qué consiste?

    En la PRK el láser se aplica directamente sobre la superficie de la córnea para moldearla después de aplicar unas gotas de anestésico.

    Este proceso, aplicado simultáneamente en los dos ojos, dura unos diez minutos. La recuperación de la visión se produce aproximadamente en una semana. En algunos casos puede producir molestias hasta unos pocos días después de la operación.

    Aunque el periodo para recuperar sea más largo que con otras cirugías como el Lasik, el tratamiento de la PRK ofrece ciertas ventajas para algunos pacientes que no pueden operarse los defectos refractivos de otra manera.

  • ¿Qué alternativas existen?

    Además de la PRK los defectos refractivos pueden corregirse con otras técnicas como el Lasik, Epilasik o con el implante de una lente intraocular.

    El oftalmólogo, después de estudiar cada caso en particular, aconsejará al paciente la técnica más conveniente a utilizar.

  • ¿Cuándo es el momento para realizar la intervención?

    La PRK, como otras cirugías de corrección de la vista, debe aplicarse cuando la visión del paciente se ha estabilizado al menos durante un año. Esto ocurre, generalmente, una vez se ha cumplido la edad de 20 años.

    Durante el embarazo la visión de las mujeres puede sufrir modificaciones en la graduación, como medida de prudencia, también resulta conveniente esperar un año tras el parto hasta que la vista se estabilice.

Lasik

El acrónimo LASIK proviene del inglés Laser-Assisted in Situ Keratomileusis. Se trata de un procedimiento ambulatorio de cirugía refractiva utilizado para tratar la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo.

Se utiliza anestesia tópica, con gotas.

La cirugía, al igual que en el método PRK, utiliza un láser para moldear la córnea con la intención de mejorar la curvatura del ojo y que enfoque correctamente las imágenes en la retina. Antes de aplicar el láser con un microkeratomo, o con láser, se realiza un micro corte que permite levantar una fina lamela de la parte más externa de la córnea.

  • ¿En qué consiste?

    En primer lugar se coloca un separador, en el ojo, para evitar que los parpados se cierren.

    Seguidamente el oftalmólogo crea una lámina en la superficie de la córnea con un microqueratomo de máxima precisión o láser. Posteriormente levanta esa tapa, con un espesor de entre 130 y 160 micras, para con el láser excímer moldear la córnea según se trate de resolver un problema de miopía, astigmatismo o hipermetropía.

    La lamela levantada para aplicar el láser se repone en su posición inicial sin necesidad de suturas. A los pocos días cicatrizará de forma natural sin dejar rastro ni del corte realizado ni del láser.

  • ¿Qué alternativas existen?

    Los otros procedimientos quirúrgicos distintos al Lasik son la PRK, el implante de una lente intraocular y el Epilasik.

    Como alternativas no quirúrgicas tenemos las clásicas gafas o los distintas tipos de lentillas.

  • ¿Cuándo es el momento para realizar la intervención?

    Al igual que en los demás procedimientos de cirugía refractiva la graduación debe haber permanecido estable al menos durante el periodo de un año.

    Esto acontece una vez los ojos se han desarrollado por completo, alrededor de los 20 años de edad.

Implante de lente intraocular

Según las características del paciente, edad y defecto refractivo a corregir, puede implantarse una lente intraocular fáquica o pseudofáquica.

Las lentes fáquicas se implantan preferiblemente en personas que todavía no padecen presbicia, es decir, menores de 40 años. Con estas lentes no se extrae el cristalino y pueden colocarse delante del iris, o entre el iris y el cristalino.

Las lentes pseudofáquicas se implantan habitualmente en pacientes mayores de 45 años que ya tienen vista cansada. La intervención resulta igual que la de cataratas: se extrae el cristalino para sustituirlo por una lente pseudofáquica.

  • ¿En qué consiste?

    En la cirugía se reemplaza el cristalino por una lente intraocular multifocal difractiva o trifocal para poder enfocar la imagen en la retina.

    La lente es de un material flexible y sintético que no produce reacción en el interior del ojo, permaneciendo allí toda la vida sin necesidad de recambiarla. La lente implantada tiene la graduación necesaria para permitir una visión nítida, tanto en distancias lejanas como próximas, logrando una gran independencia en el uso de las gafas.

    Con nuestros equipos de diagnóstico se calcula la potencia y el tipo de lente que debe implantarse a cada paciente para que éste obtenga un máximo rendimiento visual.

Cirugía para Presbicia

Los tratamientos para la vista cansada o presbicia pretenden resolver el desajuste de la visión cercana. Puede hacerse con el tradicional método de las gafas o mediante la cirugía, bien con láser o con el implante de una lente intraocular multifocal.

  • ¿En qué consiste?

    La lente ICL es una lente especialmente fina que colocamos, con la pupila dilatada, entre el iris y cristalino. De esta forma la lente queda
    perfectamente centrada consiguiendo una
    rápida recuperación de la visión

  • ¿Qué alternativas existen?

    Las alternativas quirúrgicas van a depender de cada paciente, debiendo valorar la PRK y el LASIK, así como la cirugía de cristalino

  • ¿Cuándo es el momento para realizar la intervención?

    Al igual que en las otras técnicas de cirugía refractiva, debemos asegurarnos de la estabilidad de la graduación que debemos
    corregir, normalmente alrededor de los 20 años.

Estamos aquí para ayudarte

Déjanos tu teléfono y nos pondremos en contacto contigo.
Implantación sistema de servicios sanitarios UNE EN 179003:2013

Implantación sistema de calidad ISO 9011:2008

Implantación sistema de gestión medioambiental UNE EN ISO 14001:2015
×