C/ Cirilo Amorós, 6 y 9 bajo derecha (Valencia)

Los principales problemas oculares del verano

La estación estival trae consigo un sinfín de alegrías: días más largos, temperaturas más cálidas y un montón de actividades al aire libre. Sin embargo, entre tanta diversión y emoción, es importante no pasar por alto los riesgos potenciales que el sol supone para nuestros ojos.

Mientras nos empapamos de los rayos del sol, es crucial dar prioridad al cuidado de nuestros ojos y tomar medidas preventivas para garantizar nuestro bienestar visual. En este artículo, exploraremos estos problemas oculares comunes del verano y profundizaremos en las recomendaciones oftalmológicas para mantener una buena salud ocular durante esta estación.

Eritema palpebral Solar

Una afección ocular frecuente que puede surgir durante el verano es el eritema palpebral solar, o eritema solar del párpado, que se refiere al enrojecimiento e inflamación de los párpados debido a la sobreexposición a los dañinos rayos UV del sol.

Para salvaguardar la salud ocular durante los meses de verano, es importante ponerse gafas de sol con protección UV, utilizar sombreros de ala ancha o viseras para proteger los ojos de la luz solar directa, son medidas esenciales para reducir el riesgo de desarrollar Eritema palpebral solar. Además, descansar de la exposición prolongada al sol y buscar la sombra siempre que sea posible puede ayudar a proteger los ojos en verano.

Qeratitis Actínica Solar

La queratitis actínica solar, también conocida como ceguera de las nieves, es una afección que puede producirse cuando los ojos se exponen a la luz solar intensa durante periodos prolongados. Los síntomas de esta afección incluyen enrojecimiento, dolor y sensación de arenilla en los ojos. Si se experimentan estos síntomas, es esencial acudir a un oftalmólogo para garantizar un tratamiento adecuado y prevenir cualquier complicación a largo plazo. Además, el uso de lágrimas artificiales y los descansos de la exposición prolongada al sol pueden ayudar a aliviar las molestias y evitar daños mayores en los ojos. Tomar las precauciones necesarias y usar las gafas de sol adecuadas puede contribuir en gran medida a garantizar una visión sana durante los meses más cálidos.

Conjuntivitis

La conjuntivitis es una inflamación que puede estar causada por un virus o una bacteria, o incluso por alergias. Los síntomas pueden incluir enrojecimiento, picor, lagrimeo y secreción. Para proteger los ojos y reducir la propagación de esta afección contagiosa, es importante practicar una buena higiene y mantener los ojos alejados de sustancias irritantes.

Uno de los principales desencadenantes de la conjuntivitis en los meses de verano son los alérgenos, como el polen, la hierba y otros agentes ambientales. Para proteger los ojos de ellos, se recomienda llevar gafas de sol o de protección cuando se pasa tiempo al aire libre. Además, las gotas lubricantes para los ojos pueden ayudar a aliviar la sequedad y el picor ocular causados por las alergias.

Si se sospecha de conjuntivitis, debe buscarse atención de un oftalmólogo

La prevención es clave para evitar la conjuntivitis. Llevar gafas de sol o gafas protectoras al nadar en piscinas o jacuzzis también puede ayudar a proteger los ojos del cloro y otros irritantes.

Los principales problemas oculares del verano

Erosiones corneales

Las erosiones corneales pueden producirse cuando se daña o raspa la capa externa de la córnea, lo que provoca diversos síntomas, como dolor ocular, sensibilidad a la luz y visión borrosa. Esta afección puede ser especialmente molesta, ya que puede interferir en las actividades cotidianas y causar molestias considerables.

Varias actividades, como nadar en piscinas cloradas o pasar tiempo en la playa, pueden aumentar el riesgo de erosiones corneales. Además, la intensa radiación UV del sol también puede contribuir al desarrollo de esta afección. Para mantener tus ojos a salvo, es importante llevar siempre gafas de sol que ofrezcan protección UV y evitar frotarte o rascarte los ojos. Al hacerlo, puedes minimizar las probabilidades de sufrir erosiones corneales y disfrutar de una temporada estival sin preocupaciones para tus ojos. Recuerda, cuidar adecuadamente de tu visión es esencial para mantener una visión clara y un bienestar general.

En definitiva, los ojos son vulnerables en verano. Es crucial tener los cuidados adecuados y seguir las recomendaciones oftalmológicas para proteger nuestra visión durante esta época. Conociendo los riesgos y tomando medidas preventivas, podemos prevenir los problemas oculares más frecuentes. Así pues, demos prioridad a nuestra salud ocular y disfrutemos del verano con una visión clara y sana.

Implantación sistema de servicios sanitarios UNE EN 179003:2013

Implantación sistema de calidad ISO 9011:2008

Implantación sistema de gestión medioambiental UNE EN ISO 14001:2015